fbpx

Imagínate que tu marca es un círculo rígido, consistente y maravilloso. Y tú estás todos los días moviéndolo. Puedes moverlo a un ritmo que te sea cómodo, simplemente estás presente con intención y todo sigue girando. O puedes venirte muy arriba, haciendo y haciendo todo lo que dicen los mentores, acelerando el ritmo hasta que tu marca se te vaya de las manos, salga volando y tú tengas que ir a por ella.

Como habrás adivinado, el ritmo sostenible de crecimiento de cada marca está en tus manos. Y para encontrar un equilibrio, necesitamos poder, energía y fuerza. Me gusta mucho esa frase que dice: “el conocimiento es poder”. Así que vamos a empezar por bajar a tierra este concepto tan abstracto que es la marca y tangibilizarlo en algo concreto.

Índice de contenidos

1. ¿Sabes la diferencia entre marca y branding?

2. ¿Cuáles son los tres pilares de la marca?

3. Dinámica de branding para equilibrar los pilares de marca

1. ¿Sabes la diferencia entre marca y branding?

La marca = asociaciones estratégicas

Nuestra maravillosa marca es la suma de todos los conceptos que conseguimos que las personas asocien con nuestros productos o servicios. Para que cuando tengan una necesidad, por ejemplo, “me duele la espalda”. Hagan un click mental rápido y conecten con que nosotros como profesionales les podemos ayudar. Y tomen acción haciendo una llamada o lo que sea. O por ejemplo, cuando escuchan a alguien diciendo “me duele la espalda”  digan: – Pues yo conozco a alguien que te puede ayudar… – y nos recomiendan.

Entonces esto sería la marca, que va mucho más allá de un logo, de los colores… Es mucho más estratégico y abstracto que eso. Y para que esta marca funcione hay un proceso detrás, que es el branding. 

El branding = proceso creativo para trabajar tu marca

El branding es el proceso creativo que nos ayuda a conceptualizar, construir y gestionar nuestra marca. Tenemos la capacidad de poder seguir mejorando nuestra marca gracias al branding. Es un proceso que nos va a permitir que fluya e ir consiguiendo todos los objetivos que queremos, a un ritmo saludable para nuestro estilo de vida. 

Porque no se trata de seguir las tendencias y el ritmo de todos los emprendedores que hay por ahí, sino de escuchar un poco el tuyo interno, coger ideas e inspiración de todas partes. Y a partir de ahí crear tu propio proceso creativo para trabajar tu marca. Y hoy vamos a centrarnos en cómo equilibrarla.

2. ¿Cuáles son los tres pilares de la marca?

Hay tres fuerzas que mueven la marca a un ritmo que es sostenible para nosotros y hace que podamos continuar este proceso de branding. Y sería por un lado la estrategia, por otro la identidad y en tercer lugar la imagen. Los he representado con hilos porque de alguna forma siempre estamos tirando del hilo con nuestra marca, a veces un poco más y a veces un poco menos.

Pilar 1. La estrategia de marca

Cuando estamos hablando de estrategia, la palabra clave sería definir. Estamos definiendo metas, objetivos, intenciones. Estamos en el mundo de las ideas, ese tan abstracto y tan caótico. Estamos planeando todo eso que queremos llevar a cabo: “pues voy a llegar a ese tipo de cliente haciendo esto, quiero conseguir facturar tal cantidad de dinero”. Y todo eso son metas. 

Si seguimos tirando y tirando el hilo, planeando en nuestra mente podemos desequilibrar este pilar. Por ejemplo, yo tiendo a escribir muchos borradores, muchos papeles con todas las intenciones que tengo por ahí. Y llega un momento que cuando está desequilibrado lo que sentimos es dolor de cabeza, agotamiento como: “Ufff creo que he pensado demasiado, creo que estoy dando demasiadas vueltas a algo y todavía no lo estoy bajando a tierra. Simplemente sigo y sigo y sigo tirando del hilo”. 

Y cuando por otro lado está equilibrado, sentimos claridad: tenemos un foco claro, concreto, vamos a por él y vamos a poner toda nuestra energía ahí.

Pilar 2. La identidad de marca

Por otro lado, tenemos la identidad. La identidad es más tangible, al final se trata de dar. Es todo eso que damos: los mensajes, los contenidos que creamos en las redes sociales, los productos o servicios súper bien definidos para entregar valor, para ayudar a otros, para sanar.

Y por supuesto, hay veces que se nos va un poco de las manos, nos volvemos muy altruistas, muy dadores. ¿Y qué es lo que sentimos? Al final si se nos va de las manos y está desequilibrada la identidad: agotamiento. Por tanto hacer, por tanto dar, por no parar. Al final entramos en un bucle de hacer por hacer y exigirnos y exigirnos más y más. ¿Te ha pasado?

Si en vez de estar tirando y tirando y tirando del hilo, este pilar está más bien equilibrado sucede todo lo contrario. Nos sentimos con energía y con mucha motivación para crear todo lo que nos ilusiona, esos productos y servicios los definimos y seguimos mejorando desde aquí. La identidad visual, donde estarían los colores, las tipografías y el logotipo. Lo creamos también desde esta ilusión por hacer un rebranding, por darle un giro o crear una identidad donde realmente nos sintamos identificados con ella. Los contenidos en las redes sociales los creamos desde ahí, desde esas ganas de crear y no desde esa imposición que nos estaba desgastando.

Pilar 3. La imagen de marca

Y en tercer lugar, tenemos la imagen de marca, que lo he puesto con un hilo rosa porque es un color que me conecta mucho con el amor. Y al final, cuando estamos hablando de imagen de marca la palabra clave es recibir. Aquí nos están llegando las percepciones de nuestros clientes, de seguidores: ¿qué sienten? ¿qué les transmitimos con nuestra marca?

Si se nos va de las manos y no fluye, no se mueve, no está equilibrado, sentimos vacío, desmerecimiento y escasez. Porque hemos dado mucho y no estamos recibiendo la facturación que teníamos en mente. Estamos sin parar de crear contenido y no estamos recibiendo feedback, no hay comentarios, no hay nuevos seguidores. No se mueve nada. Hay algo ahí que nos hace sentir incómodos, un poco vacíos: “ufff quizás me estoy equivocando”.

Y por otro lado, cuando estamos tirando del hilo y sí que está equilibrado. La imagen es lo que decía al principio, al final es amor, es feedback positivo. Es recibir energía en forma de tiempo, personas que están trabajando contigo y que quieren volver y repetir. Por ejemplo si tienes una consulta de salud integrativa, pues pacientes recurrentes que te dicen “wow, me estás ayudando muchísimo”. Ves en ellos su mejora continua. Por otro lado, en los testimonios que te cuentan, que te comparten. A nivel económico. Y por supuesto, al final te sientes bien, no te sientes escaso para nada. Te sientes abundante y eso te retroalimenta. Al final si estás recibiendo, pues te dan energías de seguir dando, básicamente todo se compensa.

3. Dinámica de branding para equilibrar los pilares de marca

Paso 1. Conectar con los pilares de la marca

Ahora que entendemos los tres pilares de nuestra marca y hemos sentido en cual ellos estamos poniendo más fuerza y en cual nos estamos quedando cortos, a nivel emocional. Vamos a verlo con claridad sacando mucho partido a los papeles y al boli. Se trata de hacer tres columnas: una enfocada en la estrategia, otra enfocada en la identidad y la otra en la imagen.

Paso 2. Escribir todas tus ideas en papeles

E ir fluyendo y escribiendo todo lo que quieres hacer realidad, lo que ya está sucediendo. Por ejemplo, en el caso de la estrategia nos enfocaremos en metas y objetivos que nos ilusionan. Aquí ten en cuenta cuando lo escribas si te vas hacia esa sensación negativa o esa sensación positiva. Y por supuesto, quédate con los que escribas con sensación positiva. Los otros quizás hay que descartarlos después.

Escribir es una forma muy sencilla de bajar a tierra, materializar todas estas ideas que tenemos por la cabeza, muchas veces caóticas y verlo de frente. Ver a veces cuánto nos estamos exigiendo y cómo nos está haciendo sentir todo eso.

En mi caso, soy muy perfeccionista y me gusta mucho planear las cosas antes de ponerme manos a la obra. Entonces yo tiendo a tirar demasiado del hilo de la estrategia y hasta que no lo veo bien no me pongo a dar. Entonces, ¿qué sucede cuando te quedas ahí planeando, planeando, planeando? Que tengas dolor de cabeza y que por tanto, no estés moviendo todo lo demás de tu marca y tampoco estés recibiendo todo lo que tú tienes planeado, porque todo se está quedando en tu cabeza. Tu marca está en tu cabeza y no está avanzando por ningún lado.

 

Paso 3. Organizar las ideas en 3 columnas

Ahora te invito a ir jugando con los post-it, cambiando, añadiendo lo que necesites y sobre todo, siendo consciente de las que al escribirlas te han hecho sentir bien y cuáles no. Al final hay mil formas de llegar a conseguir tus metas, muchísimas. Lo importante es cuáles son las que te ilusionan a ti, cuáles conectan con tu forma de trabajar y con tu forma de comunicar.

 

Paso 4. Igualar las columnas decidiendo

Esta dinámica al final es un espacio para ti, para que reflexiones sobre cómo te hace sentir cada una de esas palabras que escribes. Te voy a compartir mi experiencia mientras la realizaba. Por ejemplo, cuando estaba en la parte de estrategia, de definir metas, me he dado cuenta que escribía muchas cosas que había visto en otras redes sociales o newsletters, con palabras que ni siquiera las suelo utilizar yo. Y por otro lado, también cuando ponía cifras concretas, como lo que quería facturar o llegar a un objetivo de seguidores…. Al principio me limitaba, pero luego al final digo: “mira, ya que vamos a dar un montón, voy a poner altas, que me ilusionen, que me motiven”.

Y luego es curioso porque en el apartado de identidad, de dar, no me cabían todos los post-it que quería poner ya sobre la mesa. Ha habido un momento que digo “madre mía en tu mente todo lo que quieres dar y dar y dar, porque sino no te sientes merecedora de recibir”. Osea había 4 post-it en recibir y en el otro he perdido la cuenta de todos los que había. Esto es algo muy curioso, que si a ti también te ha pasado te invito a que reflexiones en los comentarios.

Gracias por compartir conmigo y contigo este tiempo para equilibrar los tres pilares de tu marca: la estrategia, la identidad y la imagen. Estoy deseando leerte en los comentarios, si has conectado con algo de lo que he dicho durante este artículo del blog. 

¿Imaginas crear una imagen a la altura del crecimiento que sueñas en tu negocio?